¿Qué comen las libélulas?

Seguramente alguna vez has visto alguna libélula volar a tu alrededor mientras te ve con sus aproximadamente 30.000 ojos. ¡Así es, 30.000 ojos! Que le permiten sentir el movimiento a su alrededor en un perfecto ángulo de 360°.

Además, las libélulas son excelentes cazadoras desde su etapa de ninfas, lo cual las convierte en uno de los tesoros más grandes para los humanos, ya que ayudan a mantener bajo control las poblaciones de mosquitos y otros insectos en el mundo.

¿Qué comen las libélulas?

¿Qué es una libélula?

Los insectos conocidos comúnmente como libélulas pertenecen al infraorden de los anisópteros. Estos insectos son paleóptero, es decir, que no pueden plegar sus alas sobre el abdomen. Además, una de las características más resaltantes de las libélulas son sus enormes ojos que se subdividen en aproximadamente 30.000 pequeñas unidades de visión. La forma en que estos insectos ven es mucho más compleja, pero esta es una explicación básica.

Sus dos pares de alas transparentes son fuertes, y poseen bolsillos que les permiten tomar las corrientes de aire para impulsarse de una mejor forma. Además, su abdomen es alargado.

Las libélulas habitan naturalmente en lagos, charcos, ríos y pantanos, ya que sus ninfas son acuáticas.

¿Qué comen las libélulas?

Las libélulas son depredadores ágiles desde su etapa como ninfa hasta la adultez. Son excelentes cazadoras, y se alimentan mayormente de otros insectos. De hecho, son capaces de comer su propio peso en 30 minutos o menos.

Puede que esto no lo sepas, pero las libélulas son nadadoras ágiles, y por ello comen cualquier cosa que se encuentre encima o debajo del agua. Para moverse rápidamente, poseen un mecanismo de hiper-impulso, que les da velocidad extra. Además, expulsan agua desde su orificio anal como un sistema de propulsión a chorro.

En su etapa de ninfas, las libélulas comen larvas de mosquitos y otros insectos acuáticos, gusanos y otros pequeños vertebrados acuáticos como renacuajos y peces pequeños. Una vez que están listas para abandonar el agua, se arrastran sobre la superficie de la misma, y mudan su piel antes de empezar a volar.

Estos anisópteros utilizan sus patas como una canasta para atrapar a otros insectos durante el vuelo. Pueden alimentarse de jejenes, moscas, moscas de mayo, mosquitos, y otros insectos voladores pequeños. A veces pueden alimentarse de mariposas, polillas y abejas también.

Libelula

Una libélula es mucho más grande que un mosquito y una mosca, por lo que necesita batir sus alas una 30 veces por minuto, mientras que un mosquito debe hacerlo 600 veces, y una mosca debe hacerlo 1000. Debido al tamaño, poder y velocidad de estos insectos en el aire y el agua, muy pocas presas pueden escapar de sus extremidades una vez que adoptan la forma de una canasta.

A continuación, la libélula procederá a machacar a su presa con sus mandíbulas, hasta formar una masa para poder ingerirla.

Como adultas, comen casi cualquier cosa que puedan capturar. Por ello, pueden alimentarse también de hormigas, termitas, mariposas y abejas. Además, son capaces de cazar en grupo si encuentran grandes colonias de hormigas y termitas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *