¿Que comen los kiwis?

Aunque para muchos kiwi’s pueda hacer alusión a un fruto, el hecho es que también existen animales con este nombre. Específicamente, se trata de aves, las cuales se consideran exóticas o extrañas.

El hecho es que esta especie de ave presenta características curiosas en cuanto a su cuerpo y comportamiento, pues se asemejan más a la manera de comportarse que tienen los roedores, de hecho, no vuelan.

¿Qué comen los kiwis?

Alimentación de los kiwis

Los kiwis tienen un pequeño tamaño por lo que no requieren de demasiado alimento para mantener su vida. Otro aspecto importante que influye en su dieta es el horario, pues se trata de aves esencialmente nocturnas.

De tal modo, este pájaro utiliza la noche para alimentarse y para cazar utiliza el pico como herramienta pero también se vale de su oído agudo y de su importante sentido del olfato.

Los alimentos más buscados por este pájaro son principalmente insectos. En primer lugar, suelen consumir lombrices, pero también incluyen en su dieta cualquier tipo de larvas, caracoles o incluso babosas.

Ahora bien, no todo es cazar otras especies, pues estos animales también consumen algunos frutos de temporada, los cuales utilizan para complementar la dieta.

Reproducción kiwis

Esta especie no tiene una reproducción tan frecuente por lo que esto podría ponerlas en peligro. Son animales de carácter monógamo y además el proceso de cortejo dura algún tiempo.

El proceso reproductivo de estas aves coincide con la época de invierno y se extiende hasta los comienzos del verano.

Estas aves incuban sus huevos hasta que salen las crías, tal como suele ocurrir en estas especies.

¿Cuánto vive un kiwi?

Esta especie de ave destaca por ser bastante resistente gracias a su estructura ósea y es por ello que la duración de su vida tiene una expectativa considerada aceptable.

Los kiwis, pueden vivir entre 10 o 15 años según las condiciones de vida que presenten y si no son víctimas de algún depredador.

¿Dónde viven los kiwis?

En cuanto a su hábitat, los kiwis proceden Nueva Zelanda y suelen vivir en lugares bajos, pues no tienen alas y por tanto no vuelan, por lo que a diferencia de lo que ocurre con otras aves, no buscan lugares con árboles muy altos.

Prefieren lugares amplios por lo que es común encontrarlos en bosques que presenten un clima húmero y en los cuales el espacio sea amplio. Igualmente prefieren lugares tranquilos, pues no se dejan ver demasiado.

Cuando están en pareja, hacen vida juntos y se mantienen muy unidos por lo que necesitan un lugar adecuado para ambos.

Es importante mencionar que algunas personas han intentado domesticarlas, lo cual además de no ser adecuado puede traer problemas pues la naturaleza de estas aves es violenta y pueden agredir con facilidad.

Igualmente al ser atrapados en cautiverio lo más probable es que mueran, pues no contaran con el medio adecuado para realizar sus actividades naturales, entre las cuales se encuentra la caza.

Debido a estas circunstancias en Nueva Zelanda se han desarrollado iniciativas dirigidas a la conservación de esta especie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *